El momento de la transformación digital es ahora

El tamaño de las empresas cada vez importa menos, no así el valor que aportan con sus ofertas disruptivas, especialmente a través de la experiencia al cliente para este nuevo escenario de pandemia y los múltiples cambios que se avizoran hacia el futuro”.

Estos conceptos pertenecen al Gerente de Soluciones Tecnológicas en GTD, Juan Ernesto Landaeta (foto), quien además sostuvo en una entrevista que “potenciar una cultura que se adapte a los cambios y las nuevas necesidades permite una relación más cercana con el mercado y una filosofía abierta a un ecosistema de Innovación y Desarrollo, lo que genera un escenario ideal para aportar conocimiento y proyectar el desafío de las soluciones de transformación digital”.

En la base de la pirámide de la transformación, lo importante es apoyar a las empresas para generar resultados lo más rápido posible, con ayuda de aliados estratégicos que vienen con un desarrollo profundo de soluciones de clase mundial. En nuestra experiencia, se requiere un “orquestador” que incursiona en una comunicación directa con el cliente y con expertos para áreas relevantes y muy distintas entre sí, como salud y minería.

Evolucionar los productos o actualizar y adaptar las empresas a los cambios –dijo Landaeta– no significa sólo digitalizar sistemas o incorporar bases de datos. Los clientes se vuelven cada vez más influyentes. Las reglas cambian, por ejemplo, por la mayor cantidad de startups en un ecosistema vivo y dinámico, como el que existe en el país. Por otro lado, los millennials y centennials están buscando un mundo más ecológico y demandan empresas, bienes y servicios con una mirada en este sentido”.

Agregó que “estamos viviendo una nueva revolución industrial, nuestra forma de trabajar cambió y tenemos que adaptarnos a los cambios que enfrentamos. La pandemia y sus consecuencias nos obligan a priorizar lo que necesitamos, tanto a nivel personal como empresarial.

Por esto, la evolución es inminente como una realidad que significa un cambio de proporciones. Y para eso América Latina tiene una gran oportunidad, con más del 40% de población menor de 29 años y un ingreso a la educación superior que crece cada vez. No sólo se trata de una tremenda oportunidad educativa, sino que en torno a la innovación”.